Columnas, Columnas Anteriores, Inicio
Comment 1

Políticas de género en Uruguay: Avances y desafíos

por Florencia Ribero

Uruguay asiste a una serie de profundos cambios sociales y se constituye como un país en vías de transformación. A nivel político y económico hemos modificado algunas estructuras de manera muy acelerada. Pero lo más sorpresivo es el cambio a nivel social y cultural que experimentamos en los últimos tiempos.

Asimple vista, Uruguay es un país de libertades. Ejercemos ciudadanía libremente. Nos desplazamos y nos expresamos sin demasiados conflictos. Creemos como pueblo en los Derechos Humanos y en la libertad de expresión. Estamos amparados por nuestras instituciones, por el sistema legal y por todo un sistema proteccionista que en los últimos diez años ha hecho énfasis en las poblaciones más vulnerables. Todo esto es real, pero sólo en parte.

Cuando nos referimos a las desigualdades de género, es necesario contemplar los detalles, las relaciones e interacciones que tienen lugar en el tejido social a un nivel más micro. Y también es necesario hacer una distinción entre los logros “políticos” (que también son sociales y culturales) y los logros puramente “sociales” (referido más al campo de la interacción social y de la vida cotidiana).

Mientras no nos represente una figura jurídica, somos nosotras mismas las encargadas de denunciar y condenar estas actitudes. Fundamentalmente somos aquellas mujeres que vemos el problema, las responsables de que otras mujeres que no lo conciben así o que han naturalizado este tipo de violencia lo comprendan y se unan a la denuncia social. Somos responsables de que los hombres en nuestra familia, en nuestro trabajo o centro de estudios se hagan eco de nuestra demanda.

El Estado uruguayo ha dado un giro en la elaboración y ejecución de las políticas públicas y la cuestión de género ha sido prioritaria en los últimos periodos de gobierno, porque finalmente comprendimos que estábamos ante un problema importante de discriminación hacia la mujer que ciertamente significaba un obstáculo para la construcción de un país más justo e igualitario. La aprobación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo dio un giro radical a la mirada que teníamos como sociedad sobre este tema, y más profundamente sobre el rol de la mujer y todo un sistema de moralidades impuestas que recae sobre nosotros aún inconscientemente. Esta ha sido una batalla ganada por los colectivos y movimientos sociales de mujeres y hombres que creyeron fuertemente en que el Estado debe garantizar y promover el ejercicio pleno de los derechos sexuales y reproductivos de la población.

Otro gran avance ha sido el fortalecimiento institucional de los organismos del Estado dedicados a la atención de los derechos de las mujeres. En el año 2005, el Ministerio del Desarrollo Social creó el Instituto de la Mujer (Inmujeres), organismo rector de las políticas de género y responsable de la promoción, diseño, articulación y desarrollo de las mismas. Es el organismo que debe garantizar el ejercicio de los Derechos Humanos de las mujeres y promover la igualdad de oportunidades en el acceso a los recursos y servicios. Tiene también la responsabilidad de promover la participación de las mujeres en la estructura política, en el debate público y en la toma de decisiones. En la actualidad, este organismo cuenta con más de cien funcionarios y equipos técnicos y de dirección consolidados. La existencia de un presupuesto público exclusivo para políticas de género ha hecho posible que muchos de los objetivos planteados diez años atrás hoy se estén cumpliendo.

Hemos avanzado en la atención y prevención de los casos de violencia doméstica. Desde distintas instituciones del Estado se han realizado esfuerzos para garantizar la protección y acceso a la justicia de las víctimas. El Ministerio del Interior creó en 2008 la División de Políticas de Género que se encuentra abocada al diseño, evaluación y monitoreo de las políticas institucionales con perspectiva de género. Se elaboró un nuevo protocolo de atención a los casos de violencia doméstica y se ha capacitado al personal policial, incluso a través de convenios con la Universidad de la República, para incorporar la perspectiva de género a las políticas de seguridad. A su vez, el Ministerio de Desarrollo Social implementó el Sistema de Repuestas frente a la violencia basada en género y generaciones. A través de la articulación interinstitucional se han creado políticas y programas integrales orientados a combatir la violencia de género en sus distintas manifestaciones (violencia doméstica, violencia sexual, trata con fines de explotación sexual, entre otros problemas). Sería inútil intentar resumir aquí la amplia batería de programas, tanto públicos como privados, que existen para combatir la violencia de género. Los esfuerzos son enormes, aunque todavía no sean suficientes. El número de víctimas crece a diario. La violencia hacia la mujer está instalada en nuestra sociedad y muchas veces la pasamos por alto, o más peligroso aún, la naturalizamos. Y es aquí donde es necesario hacer la distinción entre logros “políticos” y logros “sociales”.

Hemos avanzado en materia de Derechos. Lo mencionado es solo un pequeño resumen de las políticas que tenemos. Estos son nuestros logros “políticos” Sin embargo, hay un espacio al cual el Estado no ha podido llegar completamente. Y es el ámbito de la vida cotidiana. Hablo no sólo del espacio de la vida privada, donde muchas veces se gestan los problemas de violencia doméstica. Hablo del espacio público de las interrelaciones y de la convivencia. Las mujeres no nos sentimos respetadas al caminar por la calle. Los casos de acoso callejero, en sus distintos niveles, cada día aumentan. La violencia psicológica hacia la mujer es cada vez más evidente. En América Latina existen múltiples organizaciones y movimientos sociales abocados al problema del acoso callejero mientras Uruguay apenas está comenzando a preocuparse y a debatir el asunto.  En el año 2014, una reconocida periodista y artista de nuestro medio fue agredida por las redes sociales por otro periodista, reconocido por sus eufemismos machistas y su tendencia política de derecha. Este episodio fue un  disparador para que Uruguay recibiera asesoramiento del Observatorio Contra el Acoso Callejero de Chile y hoy se esté gestando un movimiento que pretende replicar la experiencia chilena en nuestro país.

Desde el año 2012 se realiza en Montevideo La Marcha de las Putas, una manifestación popular que reúne a cientos de personas contra el acoso callejero y la violencia contra la mujer inspirada en el movimiento de iguales características en Canadá. Sin embargo, todavía parece ser un tema invisibilizado. Es un gran desafío para nosotras comenzar a levantar la voz al respecto. Mientras no nos represente una figura jurídica, somos nosotras mismas las encargadas de denunciar y condenar estas actitudes. Fundamentalmente somos aquellas mujeres que vemos el problema, las responsables de que otras mujeres que no lo conciben así o que han naturalizado este tipo de violencia lo comprendan y se unan a la denuncia social. Somos responsables de que los hombres en nuestra familia, en nuestro trabajo o centro de estudios se hagan eco de nuestra demanda. Ese es nuestro gran debe en cuanto a logros “sociales”.

En psicología suele decirse que el primer paso para solucionar un problema es aceptarlo y comprenderlo. Luego de eso podemos desarrollar las herramientas necesarias para solucionarlo. Ya estamos dando el primer paso. Confío en nuestros hombres y mujeres. Confío en que Uruguay está cada día mas cerca de conseguirlo.

1 comentario

  1. En el contexto del acoso callejero … comparto mi relato …

    Todos los días decido irme caminando desde mi casa hasta el lugar donde tomo la micro (15 cuadras aproximadamente)… porque una de las cosas que más me gusta hacer en la vida es caminar … sobre todo con esta temperatura … que amo !!! … la verdad es que siempre hago el mismo recorrido … aunque todos los días me fijo en cosas diferentes y ese es mi ejercicio … intentar nunca dejar de ver, en los espacios que se nos vuelven rutinarios …. el punto es que hace un par de días … un hombre (relativamente joven) caminaba sospechosamente tras de mi … no lo había visto antes … me causó una sensación extraña pero no le di más importancia …. el punto es que al otro día … desde lejos siento que alguien empieza a silbarme (el típico silbido con el que te piropean) … desde lejos … obvio lo ignoré … pero de a poco el silbido comenzó a acercase y de pronto cuando lo sentí muy cerca … miro hacia atrás y era el mismo hombre del día anterior … que había corrido para alcanzarme … empuñé la mano lista para defenderme en caso que me hiciera algo pero se limitó a caminar muy muy cerca mio … hasta que llegue a mi micro me subí y el siguió su camino !! … todo esto me pareció muy extraño … pero abrí mi libro … me perdí en las letras y me olvidé … Hasta que al otro día …. y casi en el mismo lugar … empecé a sentir los silbidos de nuevo … y pensé: “esto es como un deja vù” … y sucede exactamente lo mismo … pero esta vez … miré al tipo directamente a los ojos de manera desafiante … ante lo cual supongo se sintió amenazado porque cruzó la calle para caminar por la acera del frente …. Hoy … cuando salí de mi casa … pasaron por mi cabeza dos cosas … o tomar una micro … para evitarme al personaje … o cambiar mi ruta cotidiana … finalmente pensé … “no voy a dejar de hacer lo que más me gusta hacer, por este personaje” … así que decidí caminar nuevamente, pero por otra ruta … y por fortuna me libré del tipo … pero me quedé con esa sensación de rabia !! … de impotencia !!… pienso que a diario quizá cuantas mujeres son víctimas de tipos como estos … y ahora me pregunto !! … yo cambié mi ruta para solucionarlo … pero es eso finalmente una solución ??

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s