Columnas, Columnas Anteriores
Comments 8

Testimonio de Carolina: embarazo inviable

por Paola Cabezas Zúñiga

Hoy quiero compartir la historia de Carolina, que al igual que Paola Dragnic –una de las valientes mujeres que ha dado a conocer su testimonio a través de los medios– sufre por un embarazo inviable y muy doloroso. Puesto que para el debate sobre el aborto la experiencia es fundamental.

Durante 7 meses, vi como a Carolina le crecía su guatita, a través de las fotos que con emoción y felicidad compartía en Facebook. A diario, sus amigos la felicitábamos por tomar la decisión de embarazarse después de una larga relación de 11 años.

Finalmente la decisión de Carolina es completar su embarazo, opción que no es voluntaria, puesto que el Estado chileno no le entrega alternativas. Sufrimiento que se agudiza al ver como muchas de sus amigas organizan baby showers, mientras que ella aún embarazada, planea el funeral de su bebé. La idea de que aún el aborto terapéutico esté penalizado, le da vueltas en su cabeza, y ni ella ni muchas de nosotras -sus amigas- comprendemos el por qué.

En la ecografía, que se hizo en la semana 14, el médico le comentó que “algo no anda bien”. Luego de muchos exámenes, todos estos muy costosos, los doctores confirmaron lo que temían: “Trisomía 13”. Un síndrome incompatible con la vida, que le da un pronóstico de vida al bebé, “Antonio” –el patrono del amor– de minutos u horas una vez nacido.

Lamentablemente, y aunque suene fría en mi relato, un bebé que muere dentro del vientre materno por ser inviable, no nace, porque no hay restos ni funeral, no hay nada. Mientas que un bebé que nace y vive, aunque sea un segundo, debe ser inscrito en el registro civil, y luego debe realizarse una defunción, debe ser enterrado, con todos los papeleos y gastos asociados. ¿Se imagina la carga emocional de un certificado de defunción? ¿Necesitan estos padres más sufrimiento y estrés que el saber que el hijo que Carolina lleva en su vientre no podrá vivir?

Como en Chile el aborto aún no ha sido despenalizado, ni siquiera por casos de inviabilidad, el doctor señaló: “o viaja a Argentina a abortar, o llega a término de su embarazo, con el resultado pronosticado”. Toda la familia la motivó a elegir la primera de estas opciones, además que, como ella menciona, necesita “evitar mayor sufrimiento y desgaste físico, propios del embarazo”. Del mismo modo, también piensa en su bebé, puesto que quiere evitarle más sufrimientos como “estar conectado a una máquina o algún otro dolor ocasionado por su nacimiento”.

Lamentablemente, los problemas persisten, puesto que ¿De dónde saca el dinero para abortar en Argentina? ¿El viaje a Argentina lo hará sola? ¿Cómo podrá su familia acompañarla a realizarse un aborto? Sin considerar el hecho de ponerse a disposición de un médico desconocido, en una clínica desconocida. Todo esto porque en Chile, el Estado decide por ti.

Finalmente la decisión de Carolina es completar su embarazo, opción que no es voluntaria, puesto que el Estado chileno no le entrega alternativas. Sufrimiento que se agudiza al ver como muchas de sus amigas organizan baby showers, mientras que ella aún embarazada, planea el funeral de su bebé. La idea de que el aborto terapéutico esté penalizado, le da vueltas en su cabeza, y ni ella ni muchas de nosotras -sus amigas- comprendemos el por qué.

También nos preguntamos, por qué todavía hay políticos en contra del aborto, y qué soluciones ofrecen ellos frente a este tipo de situaciones. Finalmente es uno quien debe tomar la decisión y enfrentarla, no el Estado. Al final en este tipo de circunstancias como mujeres nos encontramos solas y sin protección.

Sé que la experiencia de Carolina servirá a muchas mujeres que pasan por situaciones similares para sentirse un poco menos solas y desamparadas. Puesto que somos much@s los que exigimos una ley de aborto en Chile.

¡Ley de aborto en Chile ya!

Paola Cabezas Zúñiga: Abogada en BC Abogados Ltda., panelista de Radio El Conquistador, Columnista de El Mostrador Mercados.

8 Comments

  1. Paulina says

    Yo viví una situación similar a la de Carolina mi hijo también tenía trisomía 13 , me dijeron que era inviable yo nunca pensé en abortarlo pienso que si esta ahí es por algo y si la única vida que conocería era la de mi panza trataría de hacerla lo mas placentera posible …. Así nació mi Gustavo a las 38 semanas , mejor de lo que pensaba me lo pude llevar a casa y disfrutarlo al máximo hasta que a los 76 días partió .. No me arrepiento de nada porque fue impagable poder verlo , besarlo , olerlo , juntar nuestras miradas , dormir junto a él .. Lo mejor del mundo . Sufro su ausencia pero vivo con mi conciencia tranquila que hice todo lo que pude por mi cachorro .

  2. Las Simones says

    Paulina, lamentamos que hayas vivido una situación como la de Carolina. Entendemos tu posición y la respetamos, pero de todas formas creemos que es parte de la libertad de cada una poder elegir. La mujer que no quiere abortar no tiene por qué hacerlo, pero las que así lo quieran deben contar con esa opción. Saludos!

  3. Lidia says

    Porfavor nadie se ofenda con mi comentario. Pero se de lo que hablan, soy una mujer que estoy en contra del aborto, y en mi ultimo embarazo; al cuarto mes de embarazo y al octavo y medio, me propucieron abortar ya que mi niña venia con trisomia 13 y 18. Dijimos mi esposo y yo: no. Me aferre con Fe y que Dios hiciera su santa voluntad, aun en contra de todo pronostico medico, Zivah tiene 2años 4meses, dificilis dias sin terminar, dias dolorosos, dias con exito, pero apesar de lo que vivo de 1 a 3 semanas varadas en el hospital, despues de 3 a 8 semanas en casa, y haci como un circulo voy y vengo, aun cansado, pero no me arrepiento de haber dicho: no al aborto. Los doctores dijeron no va sobrevivir, pero Dios tiene la ultuna palabra. Mejor terminar el embarazo y que venga lo que va a pasar. Que interrumpir el embarazo y que tu conciencia juegue contigo diciendo: y que tal si hubiera sobrevivido. Que tu conciencia este tranquila, hiciste lo correcto, nunca te culparas por que tal si hubiera vivido, ese no existe. Quedate satisfecha, se que duele, pero nunca te culparas.
    Con amor de alguien que sufre con cada una de ustedes mamás de hijos del trisomia 13.

  4. Anónimo says

    Debo decir que no soy madre de un bebe con trisomia 13, pero si el angel mas bello de la historia, mi sobrino, tenia este sindrome y todos los medicos nos decian que no nos esforzaramos, que no valia la pena, pero quienes son ellos o yo para decidir si alguien vive o muere? Quien te otorga el derecho de quitar una vida? Creo que si fuiste bendecida con el milagro de un hijo debes respetarlo y quererlo como te fue enviado, porque ese es tu deber

  5. Consuelo says

    Me uno a Paulina. Mi primera hija, Natasha, padeció un Sindrome de Turner que resistió hasta un día antes de cumplir 24 semanas, de hecho, falleció un día de la mamá en el 2010. Jamás pensé en matarlo (porque el ABORTO es la palabra de fantasía para no decir asesinato) siendo que tenía 21 años.
    El año pasado, en mi tercer embarazo, todo iba bien, inclusive, era una niña llamada Isabella, al 7mo mes, el ginecologo detecta su Trisomia 13. Realmente fue muy dolorosa la noticia, ya serían dos hijas que enterraría, dos veces que viviría la experiencia de ver morir a un hijo..
    Recuerdo que informamos la noticia y que incluso, fue un 2 de abril del 2015, Jueves Santo. Y nos dormirmos con mi esposo y mi hijo, los 3 abrazabamos mi vientre. Creíamos que sería cosa de días que falleciera mi niña… Incluso me preparé, preparé a mi esposo, a mi hijo de que su hermanita que tanto esperaba, no iba a estar. Preparé a mi círculo para que cada uno supiera que hacer si quería ayudar en los trámites y ceremonia del funeral…

    Pero resulta que mi hija a pesar de todo lo que seguían descubriendo, seguía luchando, seguía haciendo gracias en las ecos, la podíamos ver sonreír. Mi parto fue casi espontaneo, un 16 de junio.. y mi niña, antes que le cortarán el cordón umbilical (en realidad esperaron como 7 segundos después de darla a luz y ver si cortaban el cordón) falleció.. Y yo tenía 25 años, mi esposo 37. Y el niño, mi hijo que describo, 1 año y 11 meses.

    Diganme.. ¿matar a alguien alivia el dolor? No.
    Pero cuando se lucha y se cree en el amor, todo es más llevadero.
    Amamos ir al Parque del Recuerdo que están mis niñas, que hasta mi hijo nos agradece el ir.

  6. Paula Bravo says

    Creo que debe ser muy triste vivir una situación así. Valoro mucho a aquellas mujeres que deciden llevar su embarazo a término, aún sabiendo el triste final. Pero también valoro mucho a las que prefieren interrumpit su embarazo. No debe ser fácil decidir poner fin a una tan bella ilusión.
    Creo que la libertad es el máximo valor…ninguna de las dos decisiones es fácil, y quién cargará con esa pena es quien debe elegir cómo quiere vivirla.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s