Columnas, Columnas Anteriores, Inicio
Comments 2

Sobre el día Internacional de la Mujer

por Daniela Acevedo

Debo confesar que cuando se empieza a acercar la fecha de la conmemoración del 8 de marzo, empiezo a sentir rabia y decepción. Rabia por el sin fin de publicidad asociada a casas comerciales y al mercado que surge a modo general en torno a este día.

Miles de descuentos “Para ellas”, miles de productos especiales para homenajearte (entiéndase vestuario, calzado, accesorios o productos para el hogar); descuentos en la peluquería, en el manicure, depilación con 50% de descuento “Especial día de la mujer”, implantes mamarios con 90% de descuento por “Especial día de la mujer”. Y peor aún, cuando te saludan en tu casa o en tu trabajo, y te dicen algo así como: “gracias por ser mujer, gracias por ser dulce y comprensiva”, o se limitan a resaltar tu capacidad de ser madre, y si no tienes hij@s, tu instinto maternal; o cuando los hombres te saludan, y te dicen que no podrían vivir sin nosotras, como si nosotras existiésemos en función de ellos.

Definitivamente siento rabia, me molesto, me enoja pensar, que incluso somos las mismas mujeres las que perpetuamos este estado. Esas mujeres que agradecen un “gracias por ser madre”, esas mujeres que revientan la tarjeta de crédito en el centro comercial “celebrando” el día de la mujer, cuando el objetivo de este día es justamente lo contrario.

La decisión de convertir esta celebración en una festividad internacional estuvo a cargo de Clara Zetkin, líder del movimiento alemán de mujeres socialistas. Aunque existe el antecedente de que las socialistas estadounidenses venían celebrando el “Woman’s Day” desde 1908, cuya finalidad era reivindicar el derecho de las mujeres a sufragio.

El día de la mujer, surge con el objetivo de reivindicación de género y no de perpetuación de los estereotipos (que es lo que sucede actualmente). De hecho, el Día Internacional de la Mujer, tiene sus orígenes en el movimiento internacional de mujeres socialistas de finales del siglo XIX, que tenía como finalidad exclusiva promover la lucha por el derecho al voto femenino, sin ningún tipo de restricción basada en el nivel de riqueza, propiedades o educación.

De esta forma, la primera celebración del Día Internacional de la Mujer se produjo el 19 de marzo de 1911 y más de un millón de mujeres participó públicamente en él.  Además del derecho a voto y a ocupar cargos públicos, se demandaba el derecho a trabajar, a la enseñanza vocacional y el fin de la discriminación en el trabajo.

La decisión de convertir esta celebración en una festividad internacional estuvo a cargo de Clara Zetkin, líder del movimiento alemán de mujeres socialistas. Aunque existe el antecedente de que las socialistas estadounidenses venían celebrando el “Women’s Day” desde 1908, cuya finalidad era reivindicar el derecho de las mujeres a sufragio.

Igualmente, el 8 de marzo se vincula, de forma equivocada, al incendio ocurrido en una fábrica textil de Nueva York, cuando un empresario decide prenderle fuego al inmueble donde se encontraban encerradas las obreras declaradas en huelga. Y si bien, existió aquel incendio, en la fábrica de la Triangle Shirtwaist Company donde murieron muchas mujeres; este no fue el 8 de marzo de 1908, sino el 25 de marzo de 1911, seis días después de la primera celebración del Día Internacional de la Mujer.

Finalmente, un antecedente de la Revolución Rusa explicaría que sea el 8 de marzo el día definitivo para la conmemoración del Día internacional de la mujer, cuando en 1917 un grupo de mujeres rusas dan inicio al proceso revolucionario amotinándose por la falta de alimentos. Por lo tanto, considerando este escenario, solo pido tomar conciencia. Empoderémonos de nuestra Historia y de nuestra lucha por lograr la igualdad de género, puesto que nuestras antecesoras lograron el sufragio, pero todavía quedan muchas batallas por librar. Sólo por mencionar algunos elementos, es fundamental ganar el derecho a un aborto libre, seguro y gratuito; tenemos que luchar contra el acoso callejero; tenemos que lograr extirpar la idea de que nuestro cuerpo es un objeto, tanto en la publicidad como en el sexo; tenemos que pelear por un sistema de salud que no nos cobre el útero como ocurre en Chile. ¿Les parece justo que las mujeres que deciden ser madre tengan que hacerse cargo de toda la responsabilidad económica de tener un/a hij@, cuando este tiene un padre que tiene la misma responsabilidad? Entre miles de cosas más que podría mencionar.

Si va a “celebrar” el 8 de marzo, que sea con conciencia, por respeto a nuestras antecesoras, por respeto a nuestra historia, que la mayoría de las veces ha estado invisibilizada en la versión de la Historia Oficial, pero principalmente por respeto a nosotras mismas.

Es momento de levantar nuevas luchas, y este hito histórico es una buena instancia para hacerlo.

2 Comments

  1. excelente reclamo.
    en la actualidad, el día de la mujer logra un efecto contrario al esperado tal como tu lo dices.
    la idea actual es “llevarlas” a cenar, regalarles “esas cositas”, “sacarlas a pasear”, darles flores cortadas que pronto marchitaran.
    en nuestras sociedades y por nuestra historia, lamentablemente debe existir un “día de la mujer” porque el resto del año muchos olvidan a esta persona.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s