Inicio, Relatos
Comments 4

¿Eres mujer soltera y cumpliste los 30?

por Daniela Acevedo

Es increíble la cantidad de prejuicios y presiones sociales que existen en torno a ser mujer soltera y cumplir 30 años, frases como: “se le va a ir el tren mijita”, son comunes de escuchar en los entornos cercanos y familiares. A partir de esto mismo, quiero compartir una experiencia que me tocó vivenciar hace poco tiempo atrás en una reunión familiar en el contexto de la celebración de mi cumpleaños número 30.

Estábamos compartiendo una rica once, y de pronto fui interpelada por una prima, a la cual le parecía incomprensible que a mis 30 años aun no tuviera intenciones de casarme ni menos de tener hij@s, sus argumentos fluctuaban entre que se me podía pasar el tiempo, que después podía ser muy tarde, que mis progenitores necesitaban ser abuel@s, que si una no tenía hij@s después se quedaba sola y era muy triste e incluso que era necesario para la tranquilidad de mi padre y de mi madre verme junto a un hombre que me cuidara; y si bien intento respetar todos esos argumentos, le contesté que en la vida habían muchas más opciones y muchos más caminos, que no todas las mujeres ni todos los hombres encontraban la realización personal en el concepto de familia, que no todas las mujeres necesitábamos tener hij@s para sentirnos mujeres, y que no todas las mujeres necesitábamos a un hombre que nos protegiera, ya que antes la mujer era entregada del padre al marido, porque éramos consideradas seres incapaces de valernos por sí mismas, antes, la única posibilidad que tenía una mujer de salir de su casa era casándose, pero las cosas en el presente han cambiado; y si bien, siguen existiendo mujeres a las que les acomoda depender de un hombre, existimos otras que estamos lejos de sentirnos cómodas con esa opción.

Le expliqué que hoy, si no nos gusta un trabajo, renunciamos y nos buscamos otro y si de nuevo no nos gusta, nos buscamos otro y así, nos quedamos en el lugar en que nos sentimos cómodas y cuando eso deja de sucedernos nos vamos.

Con respecto al matrimonio agregué que no creía en este vínculo porque tampoco creía que las cosas fuesen para siempre, que no entendía esa necesidad de apropiarse de algo para siempre (un esposo o un/a hij@) y que entendía perfecto su postura, porque  ell@s son de una generación en que las cosas eran para siempre, los hombres entraban a un trabajo en el cual se quedaban hasta que jubilaban, hasta que los despedían o hasta el día de su muerte, y asumo era el mismo comportamiento con las relaciones, elegías a una mujer o a un hombre para siempre, a ese o esa con el/la que te querías quedar “hasta que la muerte los separe”.

Le expliqué que hoy, si no nos gusta un trabajo, renunciamos y nos buscamos otro y si de nuevo no nos gusta, nos buscamos otro y así, nos quedamos en el lugar en que nos sentimos cómodas y cuando eso deja de sucedernos nos vamos. Justamente esa libertad, esa posibilidad de poder decidir libremente qué hacer de nuestras vidas se facilita infinitamente por el hecho de no ser madres y de no tener un marido, puesto que muchas veces la maternidad y el rol de esposa son las ataduras que finalmente te hacen ceder, terminan siendo las ataduras que hacen que te conformes.

Ella insistió con el hecho de que al final me iba a quedar sola, y que eso era muy triste, a lo que le respondí: “no le temo a la soledad, y en el caso que fuese así, el miedo a la soledad nunca sería un motivo suficiente para decidir tener hij@s o casarme, creo que nada es para siempre y justamente en eso está la gracia de la vida”.

 

 

4 Comments

  1. anónima says

    Me alegra que pienses como yo. Llevo recién 5 días con 30 años. Y me pasó como a ti, a mis 29 mi prima de 25 en el día de su matrimonio me lo dijo “deberías empezar a moverte ya! mírame a mi, de blanco y lista, en cambio tú ya eres una “solterona”, ¿ya te diste cuenta de que te vas a quedar sola verdad?”, mi respuesta fue rápida “gracias a Dios soy soltera, no soy una necesitada y a buen entendedor pocas palabras”.

  2. Valeria says

    Encuentro que tiene razón, las mujeres somos muy diferentes unas de otras. Pero lo mas importante es que realmente vivamos felices y como dice, cómodas.

  3. Dany amiga de verdad que comparto al mil % tu nota, eres genial siempre supe que tenías la pasta para esto, ya cumpli 32 y se lo difícil que es que te juzguen,critiquen y nadie vea mas allá, la soledad es maravillosa y por dios que te sirve para ver que es lo que quieres tu como ser así que bienvenida a nuestro club cariños y nos vemos por ahí…..

  4. Así como dice Valeria, todas somos diferentes, y en eso está la gracia, por lo mismo es importante, que desde la diferencia nos manifestemos, cuestionemos y dialoguemos, puesto que en nuestro presente, a pesar de todas las batallas ganadas, quedan muchas por ganar, y si bien en la opinión pública existimos muchas voces, a modo general la mujer sigue estando asociada a su rol de madre, incluso en el momento de enfrentarte a un trabajo, o en el porcentaje que te descuentan las isapres (no es mi caso, porque no cotizo), pero si el de la mayoría, te siguen viendo como la mujer que en algún momento va a ser mamá, sin ni siquiera plantearse la posibilidad de que habemos muchas que no queremos serlo.
    O lo que pasa con los viajes, todos los tour son para 2, o pack familiares … por qué no hay promociones para viajar sol@s ??, y nuevamente, desaparecemos en la masa. o en la idea común.
    Hay que empezar a re-significarnos !

    muchas gracias por darse el tiempo de leer y de comentar

    un abrazo para todas !!

    .

    .

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s