Columnas, Columnas Anteriores, Inicio
Dejar un comentario

Marihuana: Dejémonos de hipocresías

por Isabel Godoy Orrego

Me cargan l@s marihuaner@s, también l@s alcohólic@s, l@s fumadores/as compulsiv@s, l@s hinchas con tatuajes de sus equipos deportivos y l@s fanátic@s religios@s.

Dirán que soy un poco intolerante, pero, es cuestión de gustos. Pero ello no implica que no comparta con personas que fuman marihuana, que me tome una copa de vez en cuando, que mis seres querid@s fumen tabaco, que vea partidos de fútbol y que crea en la existencia de algún tipo de dios. Son cosas distintas. Muy distintas, la diferencia es que yo no soy hipócrita. Defiendo el consumo libre, al final de cuentas es opción de un@. Usted recuerde que: ¡Nacimos libres e iguales en dignidad y derechos! ¿Si usted toma bebida cola todo el día y se provoca cáncer y diabetes, por qué su vecin@ no va a poder fumar marihuana?

Con fecha seis de abril del presente año la comisión de salud aprobó la despenalización del autocultivo de marihuana. Algo así como decir: lo admitimos, tienen un poco de razón, vamos a enviar el proyecto de ley a la cámara.

Considero que entre tanta vergüenza nacional que nos han dado últimamente l@s polític@s, hoy se ha dado un paso. Un pasito pequeño, en dejar de ser hipócritas. Y eso me encanta. Con fecha seis de abril del presente año la comisión de salud aprobó la despenalización del autocultivo de marihuana. Algo así como decir: lo admitimos, tienen un poco de razón, vamos a enviar el proyecto de ley a la cámara. Pero formalmente hablando sería: “se aprobó las mociones refundidas que modifican el Código Sanitario y la ley N° 20.000, sobre el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas, con el objeto de legalizar el autocultivo de Cannabis para el consumo privado, y despenalizar su expendio y cultivo para fines medicinales.”

El proyecto implica la despenalización del autocultivo y el uso de la Marihuana con fines medicinales. De autocultivo quizás no puedo hablar mucho. Puedo quizás hablar de generalidades que imagino: si hay autocultivo, podría ser que la marihuana pueda ser orgánica y más pura de la que compran. Por lo tanto, al haber menos compradores/as, hay menos micro tráfico y si hay menos micro tráfico, puede haber menos delincuencia. Son sólo cosas que imagino. Insisto sigo sin entender a l@s detractores/as de esto, si es por miedo al libre consumo, les diría simplemente no tenga miedo, sepa educar a sus hij@s.

El tema que quiero desarrollar es otro: la marihuana con fines medicinales. En un ejemplo simple, cotidiano y concreto. El dolor crónico. Hoy el dolor crónico que afecta a varios tipos de pacientes que sufren diferentes patologías se combate con opiáceos es decir medicamentos conocidos como: morfina, codeína (metilmorfina)  y heroína (diacetilmorfina). Si bien son efectivos en el uso del dolor también hay que considerar sus posibles efectos adversos como por ejemplo: náuseas y vómitos, sedación y la somnolencia severas, reacción alérgica llamada urticaria, miosis, estreñimiento, depresión respiratoria,  sentido de la euforia y pueden también llevar a las alucinaciones, al delirio, a los vértigos y a la confusión, dolor de cabeza, problemas de memoria, algunas personas pueden desarrollar los espasmos del uréter y el cólico urinario, además, el uso a largo plazo del opiáceo puede causar dependencia de las drogas, llevando al síndrome del repliegue si se interrumpen precipitadamente. En cambio al tratar el dolor crónico con cannabis sus efectos secundarios posibles son los siguientes: sedación, euforia, disforia, afectación de la memoria, alteración de la percepción del tiempo, depresión y alucinaciones. Hay estudios de universidades norteamericanas, en donde pacientes con dolor crónico presentan alrededor de un 30 % de menos dolor al reemplazar su tratamiento tradicional con opiáceos a tratamiento con cannabis. Quizás hablar de un treinta por ciento para usted es poco, pero si tuviera dolor crónico tal vez no pensaría lo mismo. ¿Por qué entonces restringirse al uso de la cannabis como tratamiento medicinal? (liberademaría.org, www.new-medical.net, marihuanaymedicina.blogspot.com)

Como mi profesión no es la medicina lo invito a leer sobre el tema e informarse. Y opinar informado. No por intuición moralista. También lo invito a conocer a instituciones reales y chilenas que buscan en la marihuana aliviar el dolor de pacientes, como Fundación Daya (www.fundaciondaya.org) que  más allá de criticar o no,  se puso en los zapatos de los pacientes que buscaban en la marihuana una posible respuesta a sus dolencias.

El consumo de marihuana en Chile existe. No legalmente pero ahí está. Es tan sólo cuestión de abrir los ojos. No se trata de tener miedo o de ser hipócritas, se trata de aceptar la realidad. De tener el coraje de educar y legislar al respecto. De afrontar el desafío de tomar nuestras propias decisiones sin ser egoístas, ni querer imponer nuestras ideas al resto. Su consumo existe tal como el consumo del alcohol. La cuestión refiere más bien a la toma de decisiones. Si no le gusta la marihuana, no la escoja. Hoy quiero invitarlo, a no ser hipócrita. A no pensar de que porque su hijo/hija no fuma delante suyo eso significa que no lo haga, o que nunca haya visto a un amiguito hacerlo. Una invitación a ponerse en el lugar de las personas que ven en ella una posibilidad como medicamento. Hablemos de la marihuana, dejemos de ser hipócritas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s