Inicio, Mujeres Creadoras
Dejar un comentario

Mujeres creadoras: Gaviota Cercós, creadora del cómic Alfonsina

por Camila Ponce Lara

En una nueva entrega de Mujeres Creadoras, los invitamos a conocer a la dibujante e ilustradora Gaviota Cercós, creadora de Alfonsina, su pasión por los cómics, y el mundo de la historieta gráfica en Chile.

Creadora: Gaviota Cercós Fernández

Nombre del proyecto: Alfonsina

Ciudad y país: Santiago, Chile

¿Cuéntanos de ti? Siempre tuve una afición por las artes visuales, literarias, escénicas y musicales, pero de la que me enamoré perdidamente fue de las visuales, específicamente el dibujo y la pintura. Mi abuelo paterno pintaba al óleo por hobby y diseñaba muebles en su juventud, venía de una familia Argentina dedicada a escuelas de caligrafía. Mi abuelo materno era joyero y amaba Santiago lo suficiente como para sumergirse con sus nietos los días domingos en el centro y enseñarnos a observar y admirar la arquitectura de sus callecitas apretadas. Desde pequeña tuve esa relación aguda con la observación en el detalle de las cosas y la utilización de las manos para crear.

faceA los 9 años mi madre tuvo la audacia de regalarme el primero de muchos diarios de vida, este fue mi primer medio de expresión, que me ayudaría a crear los guiones que a futuro iba a escribir. A los 13 años empecé a leer y consumir cómic; influenciada en un comienzo por el manga o cómic japonés, que estaba muy de moda en los años noventa. Un poco más grande llegó a mí casa un cómic de Calvin y Hobbes creado por Bill Watterson, se lo había regalado a mi hermano menor, su llegada a mis manos abrió un tercer ojo. Conocí una manera de expresión sutil y sencilla, diferente a lo que venía leyendo hasta entonces, ésta se hacía llamar historieta corta o tira cómica, generalmente presente en los diarios. Conocí  a Mafalda, Condorito y tantos otros. Más adulta quise expandirme y leer cómic europeo y conocí las mujeres de Manara y la locura de Moebius, Enki Bilal y el arte de lo ilustrado, materia donde los europeos son superiores. El cómic estadounidense de superhéroes o novelas gráficas era desconocido hasta ese momento para mí, lo miraba con prejuicio y resquemor, hasta que un buen día agarré un tomo de Batman y comprendí mi estúpido error. Me hice fan inmediatamente de los talentosos guionistas y dibujantes que el comic gringo tan bien maneja. Luego vinieron tantos más, de todas las naciones, de todos los estilos. En resumen, me enamore del cómic perdidamente  y no pude nunca más parar de leer.

confianzapequeComencé a dibujar como a los 14 años más o menos, cuando me tragaba los tomos de Sailor Moon que me compraba en el Portal Lyon. Era bastante mala dibujante, no tenía ni un tipo de escuela y encontraba que copiar era robar la idea de otra persona. Entonces el camino fue lento y tímido. Lanzaba la croquera muy lejos cuando no me salían las cosas y me juraba a mí misma dejarlo de una vez, pero luego de unas horas volvía a tomarla para seguir intentando, una y otra vez. Tampoco paré de dibujar nunca más, en el colegio dibujaba en todos los libros de todas las materias y era el lazarillo de mi profesor de artes. Dibujé para revistas escolares, ilustraciones para artículos, murales para campeonatos, alianzas etc. A los 18 tomé la decisión de estudiar una carrera que me abriera al mundo artístico, fue así que entre a estudiar la carrera de artes visuales en la universidad, especializándome en el área gráfica, familiarizándome con el grabado y profundizando en el dibujo. Paralelamente estudié pedagogía en Artes Visuales. Luego de egresar, comencé a vivir la vida del artista, exponiendo en colectivos, galerías, ayudando en murales, etc., cinco años pasaron dedicándome al dibujo de la figura humana principalmente femenina. La colección de dibujos se llamó “Todas queremos ser putas”, entre eso y los retratos de la vida urbana me fui acercando nuevamente a mi gráfica interior. Todo esto, antes que decidiera retomar esa vieja idea de las croqueras juveniles llenas de dibujos personajes y garabatos, había aprendido tantas cosas en el mundo del arte: como hacer fondos con manchas, como jugar con la aguada, como expresar sin palabras, como decir sin ser legible. Aprendí de abstracción, de cultura, de instalaciones, esculturas, de tantos métodos de arte, tantos maestros. Me gustaba mi vida en el arte a pesar de los egos exagerados de mis colegas, pero una piedra en el zapato me decía… tienes una deuda con el cómic, con estudiarlo  y realmente aprender su técnica. Decidí probar y ver si realmente esto era para mí.

Viajé a Europa a estudiar Narración Gráfica e ilustración Editorial en la escuela ESDIP (Escuela Superior de Dibujo Profesional), en Madrid, donde viví el mejor año de mi vida. En ese momento comprendí que el cómic, el dibujo, el arte, no eran un capricho, ni un hobby, o una etapa, era una apuesta de vida. Vuelvo a Chile en el año 2010  y comienzo a trabajar como profesora en  un colegio particular de la capital. Fundo, junto a otras personas, un colectivo de Artes y Diseño dedicado a promover la cultura a lo largo del país. Tras dos años en el colectivo,  me enfoco en la realización de un cómic. En el año 2012 comienzo a cranear y bocetar lo que en el futuro sería mi primera Novela gráfica. “Alfonsina”, se convertiría en mi primer cómic de autor.

Fanpage: https://www.facebook.com/gaviotacercos

Página web: http://www.gaviotacercos.com

¿Dónde podemos encontrarlo? Alfonsina, editado por RIL editores año 2014, está a la venta en la mayoría de las librerías a lo largo del país. Feria Chilena, Antártica, Gato Pez, Galería Plop! Leerté, etc. Si alguien requiere un tomo para el extranjero lo mejor sería que se metieran en mi web y me hicieran un encargo, yo mando a todas partes del mundo

¿Hace cuánto empezaste con este proyecto? En el año 2014 tenía un par de bocetos sueltos de un personaje autorreferente al que le sucedían cosas tragicómicas. Cuando empecé a mostrarlos tuve una buena aceptación del público, se reían y empatizaban con las historias. Entonces decidí que este personaje autorreferente fuera más bien un tipo de alter ego. Poco a poco este personaje femenino fue adquiriendo una manera de pensar relativa a su personalidad; un tanto tímida y enojada. Cuando decidí hacer una historieta con este personaje, decidí abstraerlo y distanciarlo de mi forma de vivir la vida y crearle su propio mundo, sus amigos y familiares, sin ser ajeno a la realidad y el presente que vivimos como chilenos. El guion del comic de “Alfonsina” empezó en la calle, con experiencias cotidianas, urbanas, historias de amigos e imágenes del diario vivir, reflexiones mundanas o profundas, introspecciones, todo a través de una de las claves en el mundo de las comunicaciones, el humor, en este caso humor gris cómo le llamo yo. Alfonsina es un cómic crítico pero no duro, por lo que no es humor negro. Pero es muy irónico y suspicaz, por lo que tampoco podría decir que se cataloga en humor blanco, he ahí el humor gris.

¿Cómo surgió la idea? El cómic como medio expresivo  siempre me llamó la atención, principalmente en la estructura secuencial. Un dibujo viñeta a viñeta en serie de secuencias puede contarte una historia o expresarte una idea de miles de maneras. Su sistema comunicativo y expresivo es infinito. Cuando decidí que quería hacer un cómic aun no lo sabía, pero recuerdo la sensación y el momento exacto de querer dibujar algo como “Alfonsina”. Fue cuando leí Calvindecorar-oficie y Hobbes  de Bill Watterson, habré tenido 17 años. Era una sensación extraña, me devoraba las tiras cómicas y reía a carcajadas, pero además sentía una suerte de envidia, quería ser como él. Pensaba: ¿Cómo se le ocurrió esto?, ¡qué genio!, me dejaba pensando en las conclusiones de sus tiras, a veces sólo un buen dibujo en acuarela era suficiente. Watterson me enseño, de dibujante a dibujante, que no es necesario ser un guionista de Harvard o estar en ácido y tener una mente hecha de fantasías retorcidas para crear un buen guión. Tampoco era necesario ser un dibujante de la puta madre como Takehiko Inoue, sin desmerecer a Watterson cómo dibujante, quien es sin duda uno de los mejores dibujantes que existen, pero al final de cuentas nada de eso importaba a la hora de hacer un libro o cómic. En todo hay que estudiar y estar informado, leer mucho en esta profesión es irrefutable para ser un buen creador de cómics, pero independiente de eso, lo que sí hay que tener -que tuvo Watterson con Calvin y Hobbes y que poseen todos los dibujantes de historietas famosos a nivel mundial-, son dos cosas: una propuesta clara y una armadura puesta. Lo primero: Qué quiero hacer, por qué lo quiero hacer y cuál es la mejor manera de mostrarlo, en este caso me refiero a la técnica y el guión de un cómic. El cómic se trata de legibilidad, tanto en la imagen como en el diálogo, si no se entiende, no sirve.  Si tu intención es que no se entienda, aun así sigue siendo un objetivo claro. El género de la historieta en sí, mantiene esa energía vital de la inmediatez y frescura, el mensaje entre lo dibujado, lo dicho y lo que no se dice, suelto, rápido y espontáneo.

09La armadura, lo segundo que mencioné, es tu mecanismo de defensa y blindaje a todas las energías negativas a tu alrededor que te harán querer desistir de tus metas. Generalmente son energías relativas a lo económico, lo creativo,  la técnica, etc. Todas ellas se deben trabajar si lo ameritan, se resuelven  o se dejan ir por el canal de la crítica gratuita. Esto depende de que tan crítico sea tu ojo referente a tu trabajo. Hacer lo necesario para mantener el espíritu vivo y la pluma en movimiento. Las críticas y los NO son de todos los días, si dejas que se metan en tu cabeza pueden destruirte. Si nuestra forma de expresar es honesta, la gente lo verá  y lo sabrá, si no pregúntenle a Bill Watterson. “Alfonsina” en su construcción es influenciada bajo estos conceptos que se convirtieron en pilares de mi método creativo. Esto alimentado por la necesitad de exponer y criticar la sociedad actual a través del humor, promover la cultura y hacer reír a los lectores con las vivencias de Alfonsina y sus amigos, hacen posible que el mundo de Alfonsina exista, en un cómic donde se mezcla la historieta, la novela gráfica y la ilustración.

¿Tienes colaboradores? Los colaboradores son todas las personas, animales y situaciones que suceden a mi alrededor o en los medios que capto y hago mías. Las historias están todas ahí afuera, solo hay que tomarlas y desarrollarlas en el papel.

¿De qué manera financias tu proyecto? ¿Cuentas con algún tipo de fondo? No, he postulado dos veces Alfonsina al fondo del libro pero siempre me equivoco en alguna estupidez, así que he tenido que optar por otros medios. La vida del dibujante emergente es muy ingrata, nadie te paga por trabajar esas largas horas en tu casa y nadie te paga por publicar con una editorial. Es un trabajo lento y hay que tener paciencia. Crear estrategias de entradas de dinero te puede solucionar la vida. En mi caso me mantengo con un trabajo aparte que me deja los horarios libres para poder dibujar, además de promover siempre la venta de mis originales (páginas de Alfonsina en tinta china y acuarela)  y la venta de mis obras de arte en general. Tengo una galería siempre abierta en mi web donde vendo mis obras. La venta del libro es otro medio, pero para recibir dinero a partir de ello tienes que esperar meses antes de que la editorial te dé ese número, es así en todos lados, eso más el impuesto al libro que sube los costos de un cómic en este país, hacen que estemos a años luz de otros países en esta materia.

¿Cuál ha sido la mayor dificultad con la que te has enfrentado? Uno mismo, siempre la respuesta a esa pregunta es uno mismo.

¿Cuál es tu meta u objetivo? Mi meta es que ojalá las personas sientan el mismo amor que siento yo por mi creación. Lo hago con honestidad, cariño y mucha cabeza, para las personas de todas las edades, para la sociedad y el fomento a la cultura. Alfonsina es para que las personas se rían y también reflexionen. Mi meta es que la retribución de mis seguidores me permita seguir dibujando para toda la vida.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s