Columnas, Columnas Anteriores, Inicio
Comments 3

¿Reforma decente, sin docentes?

por Isabel Godoy Orrego

Cuando salgo a caminar es fácil para mí encontrar de forma constante, panfletos y/o leer pancartas en donde se oponen a la reforma o rechazan de manera tajante la ley de carrera profesional docente. Porque vivo en un barrio en donde se concentran varios colegios y a lo menos tres sedes de universidades del consejo de rectores.

Lo triste es que en la mayoría de los medios de comunicación sólo se transmiten escandalosos bochornos post-marchas o movilizaciones, por ejemplo, individuos (as) que atentan contra semáforos, que roban farmacias, que queman buses, que rayan fachadas. Pero la realidad dista de ello. Personas sin conciencia e inconsecuentes hay en todas partes.

¿Por qué rechazan la Reforma Educacional si es gratuidad para todos (as)? Simple: porque no lo es. El universo de estudiantes que se encuentran en Universidades del Consejo de Rectores (estatales), Universidades Privadas, Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales suman alrededor de 1.116.029. Sin embargo en la gratuidad no se incluyen todos, porque las universidades privadas no tienen derecho a beneficio según la reforma, ni tampoco institutos profesionales o centros de formación técnica que no estén acreditados, o que tengan fines de lucro..

Lo que se esconde detrás es mucho mayor. El profesor o profesora que dejó de hacer clases por ir a una movilización, asumió un montón de costos con anticipación, sabe por ejemplo, que tendrá que recuperar las horas que no realizó clases y probablemente terminará nuevamente sacrificando tiempo con su familia, haciendo clases días sábados en jornadas de recuperación o realizando clases en el verano.

El o la estudiante también sabe que el estar en una movilización implica que posiblemente tenga que en vez de disfrutar sus fines de semana, después de la movilización, tendrá que estar en clases, y que en verano muy probablemente cuando sus amiguitos (as) de colegios pagados estén en la playa, él o ella estará en clases de matemática, física u otra asignatura. Pero eso no es un tope. Ellos (as) están en crisis, porque el sistema educativo lo está. Lo viven de dentro del sistema, no a través de comentarios superficiales de canales de televisión o lo que escuchó en el supermercado de la esquina.

¿Por qué rechazan la Reforma Educacional si es gratuidad para todos(as)? Simple: porque no lo es. El universo de estudiantes que se encuentran en Universidades del Consejo de Rectores (estatales), Universidades Privadas, Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales suman alrededor de 1.116.029. Sin embargo en la gratuidad no se incluyen todos, porque las universidades privadas no tienen derecho a beneficio según la reforma, ni tampoco institutos profesionales o centros de formación técnica que no estén acreditados, o que tengan fines de lucro.  Es decir del universo de 1.116.029 estudiantes sólo podrán optar a la gratuidad 386.786 estudiantes, pero sólo serán beneficiados si son parte del 60% más vulnerable, es decir, que pertenezcan al primer, segundo o tercer quintil socioeconómico de ingresos. Es por ello que la gratuidad de la educación sólo está dada para 232.072 estudiantes. Entonces no era gratuidad para todos (as), es sólo para alrededor del 20% de los (las) estudiantes.

¿Por qué reclaman los (las) profesores (as)? Por la ley de carrera docente. Mientras los medios de comunicación plantean que un (a) profesor (a) llegará a ganar más de un millón de pesos lo que no se explica es que para llegar a ese sueldo deberá pasar por procesos de evaluación de forma sostenida y que para llegar a ese monto se demorará aproximadamente 10 años.  La ley propone que los (las) profesores (as) realizarán un 70% de horas de clases frente a curso, y que un 30% se dedicarán a trabajo administrativo durante el 2016, mientras los (las) profesionales de la educación siguen llevándose trabajo para sus casas y sacrificando tiempo con su familia. Si lo miramos fríamente la ley no contempla, que un (a) docente de cualquiera sea su especialidad, estudio por lo menos cinco años en una universidad y merece respeto como cualquier profesional de otra área, no contempla el disminuir número de estudiantes por curso, no resguarda pensiones dignas para profesores (as), ni el proyecto en sí donde muchos (as) docentes trabajaron precisamente en una consulta nacional. Lamentablemente siguen siendo los profesores y las profesoras de Chile, aquellos que tienen las peores condiciones laborales y salariales de todos los países que integran la OCDE. (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).  Los invito entonces a volver a leer entre líneas, a no creer todo lo que dicen, a reflexionar, a criticar el discurso. A cuestionar el populismo. Recuerde que son los y las docentes quienes educan a nuestros (as) estudiantes, los (as) que forjarán el futuro. Entonces ¿Es para usted decente una reforma sin docentes? Para mí, no.

Referencias:

www.colegiodeprofesores.cl

www.educacion2020.cl

Facebook: el institutano

www.t13.cl

reformaeducacional.gob.cl

3 Comments

  1. Pingback: ¿50 sombras de qué? | La Betty Rizzo

  2. Pingback: El piropo es violencia de género | La Betty Rizzo

  3. Pingback: Pornovenganza | La Betty Rizzo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s