Columnas, Columnas Anteriores, Destacado, Inicio
Comment 1

Brindo este 18 por la emancipación de la mujer

por Alonso Salinas

Se acerca el 18 de Septiembre, y las fiestas patrias con él, semana en que Chile conmemora la primera junta nacional ocurrida el 18 de septiembre de 1810 dando inicio a la denominada Patria Vieja.

Comienzo del proceso de emancipación nacional ante el control político de la Corona Hispana de la dinastía Borbona, finalizada con la ayuda del ejercito libertador de José de San Martín, pero muchos han cuestionado la independencia, en términos políticos y económicos, debido a las intervenciones e intromisiones continuas de las potencias mundiales en la injerencia nacional, como cuando Inglaterra y EEUU derrocaron respectivamente a Balmaceda y Allende al tocar sus intereses económicos.

En la televisión vemos comerciales de juguetes todos los días, nada extraño muchos dirían, pero a aquellos que no se han dado cuenta les pregunto: ¿Por qué siempre los juguetes destinados a las niñas están relacionados con la maternidad, la cocina y en general el cuidado del hogar y los estándares de belleza occidentales?

Yo voy más allá, cuestiono la independencia de forma cultural; ¿Qué diferencias valóricas y culturales tenemos con la sociedad feudal de la Europa Medieval?, ¿Acaso el patriarcado  dejo de existir?, ¿La mujer goza de igualdad plena en la vida laboral o política en nuestro país?, ¿La igualdad de género es un hecho?, muchas preguntas y todas nos llevan a las misma respuesta, un rotundo no.

Heredamos y conservamos hasta la actualidad la hegemonía cultural occidental, lo vemos a diario, pocos se dan cuenta o simplemente tratan de ignorarlo.

En la televisión vemos comerciales de juguetes todos los días, nada extraño muchos dirían, pero a aquellos que no se han dado cuenta les pregunto: ¿Por qué siempre los juguetes destinados a las niñas están relacionados con la maternidad, la cocina y en general el cuidado del hogar y los estándares de belleza occidentales?

La verdadera intención de esta cruel división de trabajo de género es reducir a la mujer desde su tierna infancia a estar destinada a ser dueña del hogar, a ser objetos sexuales, transformarla en sumisas y serviles, todas unas muñecas del hombre, primero del padre y luego del marido.

En los mismos jardines infantiles, durante la formación inicial de las(os) niñas(os), se les imponen conductas que deben tener según su género a través de los mismos juguetes comercializados por los medios de comunicación.

Los colegios imparten machismo y conservan el patriarcado, en las clases de historia el 95% de los personajes histórico mencionado son hombres y el 5% mujeres, los hombres de la historia son; Reyes, filósofos, artistas, hasta fundadores de religiones, mientas las mujeres se reducen a; ser dueñas del hogar, vírgenes, madres o diosas de algo relativo al sexo, maternidad, fertilidad o fidelidad.  El mismo uniforme nos divide, faldas para mujeres y pantalones para hombres, los roles jerárquicos en la mayoría de los colegios y liceos de nuestro país nos inculcan la autoridad masculina, siendo la gran mayoría de directores e inspectores hombres.

Durante su formación, la mayoría de las mujeres en Chile no se les estimula a aprender matemáticas y las ciencias. Con ello se les presenta una situación desventajosa al rendir la PSU, medio para definir el ingreso a la universidad.

Es deber de todas y todos volver a dar nuestra propia lucha por la independencia de Chile, la independencia cultural, la emancipación del género femenino, hay que abandonar ya los valores occidentales que nos han inculcado los aparatos ideológicos, hay que reivindicar la figura de la mujer.

Mujeres de Chile y el mundo es hora que sean las protagonistas de su emancipación, quiero que mi país por fin sea libre de los valores europeos, del patriarcado y el eurocentrismo. Es ya tiempo de terminar el trabajo de Rosa Luxemburgo, Simone de Beauvoir, Emma Goldman, ente tantas valientes de la historia del mundo.

Termino este llamado a la independencia cultural de Chile citando a Germaine Greer: “Hoy como ayer, las mujeres deben negarse a ser sumisas y crédulas, pues el disimulo no puede servir a la verdad”.


Alonso Salinas:
 Secundario del colegio San Ignacio del Bosque y militante de Revolución Democrática. 

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s