Columnas, Destacado, Inicio
Comments 6

Elsa, la princesa rebelde, combativa y feminista

por Alonso Salinas

Nos hemos criado en el mundo occidental, donde los aparatos ideológicos como los medios de comunicación nos muestran una programación que nos enseña desde pequeños estereotipos criminales. Desde la juventud vemos débiles princesas que solo buscan el amor, ser cuidadas por un hombre y ser damas sumisas y educadas para ser muñecas del hombre, transformando el amor en la prisión del género femenino.

Las mujeres son reducidas a ser madres, a ser esclavas de un sistema injusto, que ignora y castiga el esfuerzo de la trabajadora con sueldos desiguales, calificativos como “puta”, golpes y femicidio.

No necesitamos ni debemos ver ejemplos de princesas débiles, que necesitan un hombre que las salve y bese. Tenemos que seguir y admirar a personajes como Elsa; inteligente, fuerte, soltera y muy independiente.

La empresa del entretenimiento creada por Walt Disney ha sido el mayor colaborador y propagador de la ideología dominante. En la televisión, cine e internet nos entregan una degenerada cultura que educa niñas y niños con estereotipos, roles de género y sumisión, pero el 27 de noviembre de 2013 fue estrenada una película que posee un personaje digno de ser considerada la rebelde del cine animado capitalista; Elsa, contradiciendo toda la tradición valórica Europea.

¿Quién es ella?, ¿Qué la hace tan especial? Ella es un personaje ficticio que apareció en el clásico número 53 del canon de la compañía cinematográfica Walt Disney Pictures “Frozen”. En la historia, Elsa es una princesa y posteriormente reina del ficticio pueblo de Arendelle. Una líder femenina en un mundo de hombres. En medio de esta difícil realidad ella representa la emancipación, el empoderamiento de la conciencia individual y el rechazo a los roles de género determinado por la sociedad.

Elsa se enfrenta al miedo e inseguridad cuando ella sin desearlo muestra a todos accidentalmente su oscuro secreto, su poder sobre la nieve provocando un repentino e inusual invierno en su reino. La gente al observar estos actos fuera de su comprensión reaccionaron como el común razonar occidental: atacar lo diferente, atacar lo que no encaja, eliminar lo que pone en peligro el orden social. Su propia gente y emisarios del extranjero la atacan. Ella decide huir ante esta miserable situación.

En su exilio en medio de la soledad de las montañas, se encuentra consigo misma. En una representación musical muestra un mar de emociones y una madurez emancipadora, decide superar los estigmas sociales, la cerrada opinión de una sociedad machista y los roles de género. “Let It Go” o “Déjalo Ir” traducido al español es una canción tan poderosa, que nos incita a ignorar, a superar y derribar los estándares sociales y juicios valóricos, a mostrar los dones y características únicas de cada uno, a poder ser quien uno desea ser. Es el rechazo al determinismo social al que vivimos sometidos en la sociedad moderna.

La joven monarca dijo “deja rugir a la tormenta”. El objetivo de este mensaje es claro: deja que tu conciencia sea libre, libérate de las cadenas del patriarcado, niégate a ser silenciada o agredida, se quien tú quieras, libera ese rebelde poder femenino, libera ese cuerpo oprimido y esa coincidencia silenciada, deja rugir tu espíritu libre e indomable.

No necesitamos ni debemos ver ejemplos de princesas débiles, que necesitan un hombre que las salve y bese. Tenemos que seguir y admirar a personajes como Elsa; inteligente, fuerte, soltera y muy independiente.

Una vez Elisabeth Candy Stantan dijo; “La prolongada esclavitud de las mujeres es la página más negra de la historia de la humanidad”. Por ello el sistema patriarcal debe ser derribado ahora; tú puedes destruirlo, tú puedes destruirlo, tú debes destruirlo, en tus manos está el cambio, romper las cadenas de la opresión. Libertad sin igualdad es opresión.

Mujeres, sean protagonistas de su emancipación, sean Elsa en la realidad, construyan la utopía. Ustedes y nadie más que ustedes pueden liberarse.

Si quieres cambiar el mundo piensa en femenino.

Alonso Salinas: Secundario del colegio San Ignacio del Bosque y militante de Revolución Democrática. 

Fuente Imagen: Pixabay.com

6 Comments

  1. matiasvcortez says

    Como homosexual feminista y activista de los derechos de la diversidad sexual, hice una lectura parecida, pero observada desde un punto de vista de las sexualidades, lo que se explica por el hecho de que la discriminación en este ámbito también se explica por las distorsiones sociales que genera el patriarcado.

    La película es muy explícita en el mensaje develado en esta columna, al comunicar que el “beso de verdadero amor” no es el que da el candidato a príncipe de la historia, sino que el que le da su hermana.

    Un abrazo, compañero. Muy buena columna.

  2. FemiBrains says

    No niego el avance logrado por el feminismo cuando se analizan personajes como Elsa o Valiente. Sin embargo, yo no le daría el título de “ícono” feminista, toda vez que su apariencia responde a varios estereotipos: mujer europea (blanca, rubia, ojos de color claro), adinerada, facciones íntegramente femeninas, delgadísima y cintura diminuta.

    • Alonso Salinas says

      Concuerdo con tu crítica a la figura de Elsa, como objeto representativo de una hegemonía cultural y apología a la monarquía y por ende al sistema feudal, pero considero que en el sentido abstracto ella es el icono feminista, el mensaje de fondo seria en sí la que en el sentido abstracto de ella la convierte en el icono, no su apariencia, claramente coherente con la ideología dominante. Gracias por la crítica, un abrazo.

  3. FemiBrains says

    Ok. Es cuestión de enfoques. Si a mí me preguntas por un personaje ficticio que me funcionaría como ícono feminista, te diría que el creado por Stieg Larsson: Lisbeth Salander de la Serie Millenium. Me parece un personaje poderoso.
    Gracias por haber contestado mi comentario. Abrazos.

  4. Deprego says

    Disney genera un producto para un publico especifico, madres solteras ,divorciadas resentidas y sus hijas, es decir el estereotipo de la mujer contemporánea que es sistemáticamente rechazada por la masculinidad en su conjunto. Esta mujer moderna ve al hombre como el enemigo como el malo de la película y lo culpa por su desdicha, se refugia en la ficción infantil que legitima su vision de la realidad, es decir demagogia enlatada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s