Columnas, Destacado, Inicio
Comments 4

La verdadera fuerza

por Cristián Orellana

Advertencia: Este artículo trata sobre la serie de filmes de La Guerra de las Galaxias. Si bien evitaré revelar ciertas sorpresas de las películas, no siempre será posible. Si es de esos escasos humanos que no ha visto Star Wars, queda advertido.

La saga de películas de Star Wars nos ha mostrado el arco de diversos personajes, principalmente Anakin-Darth Vader y Luke en sus pasos a través de la Fuerza, ya sea interiorizándose en ella o cambiando de un lado a otro. Se supone que en la saga original (películas IV, V y VI) se describe el ascenso del joven Skywalker desde un simple campesino a un maestro jedi. Pero hay un personaje que es irredargüiblemente más interesante y no necesita de maestros ni entrenamientos, porque al parecer nació sabiendo. ¿Quién? La princesa Leia.

Uno de los muchos méritos de la saga (o franquicia) Star Wars es el haber contado un tradicional cuento de hadas pero invirtiendo algunos de sus elementos: Recurre a la ciencia ficción en lugar de un pasado “histórico” reconocible; un par de personajes son moralmente ambiguos; los feos no necesariamente son los malos. Pero el aspecto que nos ocupa en esta columna es el rol de la tradicional princesa.

Uno de los muchos méritos de la saga (o franquicia) Star Wars es el haber contado un tradicional cuento de hadas pero invirtiendo algunos de sus elementos: Recurre a la ciencia ficción en lugar de un pasado “histórico” reconocible; un par de personajes son moralmente ambiguos; los feos no necesariamente son los malos. Pero el aspecto que nos ocupa en esta columna es el rol de la tradicional princesa. Desde los relatos medievales hasta Walt Disney y el melodramático de Tim Burton, en su inmensa mayoría los personajes femeninos son secundarios y generalmente se trata de princesas inútiles y tontorronas que dependen de la ayuda masculina para salvarse. Pero en la trilogía que amamos la cosa no es así. Vamos viendo.

La princesa Leia se nos presenta al inicio de la saga, toda de blanco y suponemos que es la típica mujercita que acompaña cualquier película de aventuras. Pero tras recuperarse del rayo que la deja inconsciente vemos que no es así. Es el único personaje que le planta cara a Darth Vader. El malvado más terrible de la galaxia, que asfixia a sus generales incompetentes con un movimiento de sus dedos no amedrenta a Leia, mientras que todos los demás agachan la cabeza. Es salvada de su cautiverio en la Estrella de la Muerte pero rápidamente pasa de ser víctima a líder de su propio rescate pues Luke, Han, Chewbacca y los androides son más bien aficionados. Tiene un alto puesto en la jerarquía rebelde, todo eso sin la ayuda de ningún maestro jedi mientras que Luke tuvo dos y no pasó de ser un soldado. Tras sufrir la traición de Lando, Leia observa con toda calma como Chewbacca lo estrangula y, al mejor estilo de los duros de verdad, decide perdonarlo al último minuto. Minutos después salva a su hermano luego de que Darth Vader lo humillara en el duelo de sables láser.

¿Sigo? Se infiltra en la guarida del mafioso más peligroso de la galaxia y libera a Han Solo. No contenta con eso, mata al malvado a mano limpia con la misma cadena con que éste la había esclavizado (¡qué bello símbolo de liberación femenina!). Es la única mujer en la operación comando que desactiva el blindaje de la Estrella de la Muerte, es herida en combate pero sigue peleando. Durante todas las peripecias ya mencionadas, cada vez que es necesario agarra los fierros y golpea a un número indeterminado de tropas imperiales. Y por último, por si no fueran pocas sus hazañas en el ámbito de la guerra, también triunfa en el amor. Termina junto a Han Solo.

Y todo esto sin darnos cátedras de feminismo ni citar párrafos de Gioconda Belli o Simone de Beauvoir. Leia habla con hechos y disparos. El cine no nos ha vuelto a entregar a una princesa tan maravillosamente ruda como ella. Desconfiamos de la nueva saga próxima a estrenarse (porque ya conocemos las princesas Disney), pero esperamos que nuestra amiga Organa siga rompiendo paradigmas de género (fílmico y sexual).

Cristian Orellana:  Escribe regularmente columnas para Cooperativa y Centrosportradio. Twittea desde su cuenta @crisporellana

 

4 Comments

  1. Buen compendio de lo que es el personaje Leia y su rudeza frente a las aventuras que vive. Sólo faltó destacar un solo elemento de su biografía que justificaría su forma de ser: su propio nombre de personaje lo evidencia, “princesa” Leia; es una mujer perteneciente a la aristocracia, criada como hija del Senador Organa de Alderaan, no era una simple plebeya. Su misma calidad de heredera de un legado aristocrático que se entrega a la república en contra del imperio galáctico es muy importante al momento de analizar su personaje y su actitud altanera frente al enemigo, al que ve como su igual.

  2. Vi los anteriores episodios de la saga cuando era muy joven y nunca me había parado a pensar en el peso de la princesa Leia dentro de los complejos devenires de La guerra de las galaxias ni en lo remarcable que es su carácter y su falta de pasividad para tratarse de un personaje femenino en un mundo de ciencia ficción —y más si tenemos en cuenta la fecha de estreno de las primeras películas—. Gracias por este recorrido por su historia; me ha encantado el post.
    ¡Un saludo!

  3. Paula Bravo says

    Me encanta la princesa Leia! Es mi personaje favorito de la película.
    Abajo las princesas débiles y sin autonomía y decisión de disney…Arriba las mujeres empoderadas y resueltas!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s