Autor: Columnista Invitad@

Yo nací con 3 strikes

por Laura Romero Quintana En baseball, el strike se considera como un punto negativo provocado cuando el bateador no le da a la pelota que lanza el pitcher. En la vida, el strike es un término (gringo, por supuesto) que podría traducirse como una falta o error. El dicho popular implica que “3 strikes y estás fuera”: del juego, de una relación, de cualquier arista en la vida. Yo nací con 3 strikes. Todos incontrolables e igual de impredecibles que la factibilidad misma de golpear con un palillo delgado una pelota de cuero. En mis breves años de estudio de figuras femeninas del siglo XX he descubierto que el activismo tiene su precio: encasillarse, inmediatamente, te cierra puertas que tal vez no era necesario mantener bajo llave. Así, el feminismo me dio luz sobre las posibilidades de acción: la agencia no necesariamente implica transformarse en una mal llamada “feminazi”, sino que yo misma me fabrico un espacio, bajo mis propios términos. Y aunque parezca ilusorio, me ha funcionado. El primero fue geográfico: nací en Chile; ergo, …

La receta

por Mauricio Embry En una nueva edición de relatos, presentamos a Mauricio Embry con un cuento sobre anorexia y juventud. En cuanto suena el timbre, Gloria se dirige rápidamente al camarín lamentándose por no haber alcanzado a hacer más abdominales. Al llegar abre la llave de una de las duchas y se moja el pelo. Luego se pone el uniforme encima de la polera transpirada. — ¿Y voh no te vai a bañar huevona? —le dice una compañera mientras se abrocha el sostén. Gloria no responde y simplemente se apresura a meter las cosas en su bolso lo más rápido posible. —¡A voh te hablo! ¿No te vai a bañar? —Me baño después en mi casa —responde Gloria sin mirarla a la cara. —¡Que erís rancia!, vai a andar pasada a ala todo el camino. Gloria no dice nada y se va del lugar con el pelo chorreando una mezcla de agua y sudor. —Esta mina siempre hace lo mismo —comenta otra compañera—. Nunca la he visto bañarse. Cree que porque se moja el pelo pasa piola, …

Brindo este 18 por la emancipación de la mujer

por Alonso Salinas Se acerca el 18 de Septiembre, y las fiestas patrias con él, semana en que Chile conmemora la primera junta nacional ocurrida el 18 de septiembre de 1810 dando inicio a la denominada Patria Vieja. Comienzo del proceso de emancipación nacional ante el control político de la Corona Hispana de la dinastía Borbona, finalizada con la ayuda del ejercito libertador de José de San Martín, pero muchos han cuestionado la independencia, en términos políticos y económicos, debido a las intervenciones e intromisiones continuas de las potencias mundiales en la injerencia nacional, como cuando Inglaterra y EEUU derrocaron respectivamente a Balmaceda y Allende al tocar sus intereses económicos. En la televisión vemos comerciales de juguetes todos los días, nada extraño muchos dirían, pero a aquellos que no se han dado cuenta les pregunto: ¿Por qué siempre los juguetes destinados a las niñas están relacionados con la maternidad, la cocina y en general el cuidado del hogar y los estándares de belleza occidentales? Yo voy más allá, cuestiono la independencia de forma cultural; ¿Qué diferencias …

Bendito útero

por Karina Felitti Allá por los años ’70 la feminista canadiense Shulamith Firestone describía a la maternidad como una “trampa amarga” para las mujeres, y confiaba en que la liberación llegaría con la posibilidad tecnológica de la reproducción humana por fuera de ellas. La “servidumbre reproductiva” que imponía el patriarcado encontraba su base material en el cuerpo, en la diferencia biológica, una situación que los “úteros máquina” superarían. Otras pensadoras se sumaban a esta mirada que entendía al cuerpo femenino como traición –la Simone del Segundo Sexo, por ejemplo– por menstruar, por su posición en la relación sexual, por embarazarse, por parir. En paralelo y como reacción, otros discursos llamaban a reconocer la corporalidad femenina en términos positivos y demandaban derechos que asegurasen que la diferencia no se tradujera en desigualdad. Ese reconocimiento necesitaba de exploraciones conceptuales y también prácticas. En paralelo y como reacción, otros discursos llamaban a reconocer la corporalidad femenina en términos positivos y demandaban derechos que asegurasen que la diferencia no se tradujera en desigualdad. Ese reconocimiento necesitaba de exploraciones conceptuales …

La memoria fragmentada

por Ana María Campillo Bastidas ¿Por qué, a 42 años del golpe militar de 1973, se sigue remeciendo la conciencia de la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas en Chile? En Minima Moralia, a partir del exilio como perspectiva filosófica, Theodor W. Adorno hizo su mejor defensa del individuo, la libertad y la diversidad, en su intento de superar la crisis de la razón que afectaba a la sociedad occidental, y propuso una nueva forma de racionalidad, una nueva cultura y una nueva relación con la naturaleza y con el cuerpo violentado. Adorno sabía que esa reconstrucción de la cultura no era posible sin una elaboración de la memoria. Lo sabemos también nosotros, que aún intentamos juntar los pedazos de memoria para recuperar nuestro cuerpo nacional violentado, quemado, mutilado.  El rostro de Carmen Gloria Quintana y la voz que surge de las entrañas de Verónica De Negri, a veintinueve años del desgarro, han golpeado el centro de la conciencia nacional. Todos los días se suma un nuevo libro, un nuevo testimonio en algún reportaje de …

Sobre las relaciones abiertas

por Sergio Ramos Reyes No pretendo hacer una apología. Quizá solo pretendo dar mi opinión, lo cual no quiere decir que soy neutral, sino que simplemente me parece correcto dar otra perspectiva sobre el tema en cuestión. Desde hace algún tiempo he visto en diversos medios virtuales, artículos y comentarios relacionados con lo que es una “relación abierta” definiéndola como una forma de cosificar a otros (as), como síntoma de inmadurez, como la última moda que nos apresa en nuestras inseguridades, en una nueva forma de comercio del cuerpo. O bien encontramos una mirada de burlona descalificación. No soy precisamente un sociólogo, no tengo idea de las teorías contemporáneas sobre las relaciones, tampoco soy ni pretendo ser psicólogo, pero tampoco pienso que estas limitaciones de mi entendimiento me impidan hablar de algo que ciertamente nos incumbe a todas y todos, lo que genéricamente podríamos entender como amor.  En una relación, de la índole que nos propongamos que sea, debemos tener en cuenta que no podemos poseer a nadie, que no podemos convertirnos en objeto de …

El feminismo y la idiotez del término feminazi

por María José Cumplido, publicado originalmente en Elquintopoder El concepto “feminazi” es utilizado peyorativamente para identificar a mujeres feministas en general. El término alude también a que el feminismo utiliza la exageración como mecanismo para neutralizar a los hombres. Este término nació en la década de los ’90, y fue popularizado por Rush Limbaugh, un conservador estadounidense quién hizo famoso el término para luchar contra las mujeres que pedían el control sobre su fertilidad y embarazo. Fue así, que encontró genial hacer una comparación entre el Holocausto de Hitler y la lucha feminista por legalizar el aborto. Cómo se darán cuenta la falacia e ignorancia abunda en el término.  En las últimas décadas hemos visto un cambio importante en el feminismo chileno, si en la dictadura se prohibieron las manifestaciones feministas y en los ’90 renacieron en primera instancia en las universidades y centros de estudio, hoy en día el feminismo ha vuelto a la calle. Me gustaría brevemente explicar por qué el término es estúpido, y por qué es importante pensar el feminismo de …

17, un número que duele: sobre el aborto en el Salvador

por Bertha Massiel Sánchez Miranda  En El Salvador 17 es un número con un significado que las feministas de la región hemos conocido con mucho dolor. Son 17 las mujeres encarceladas por aborto espontáneo, que fueron atendidas y denunciadas en los hospitales públicos, 17 mujeres con condenas de hasta 40 años que piden al parlamento las indulte para volver a sus casas con sus hijos y familiares. Estas mujeres salvadoreñas que fueron procesadas sin el derecho a una adecuada defensa y sin presunción de inocencia, fueron condenadas por el delito de homicidio agravado en un país en el que asesinaron a 292 mujeres en el 2014, tragedia que se repite cada año y en el que muchos casos quedan en la impunidad. Las 17 fueron llevadas a la cárcel de mujeres de Ilopango, en un país en el que el asesinato, violencia, acoso y discriminación hacia las mujeres no es aún razón de alerta nacional, sin embargo, se ha juzgado con saña a mujeres que casi pierden la vida por complicaciones obstétricas, a las que …

I’ve got the power: really?

por Karina Felitti En las últimas semanas llegaron a mí artículos, convocatorias y noticias que a pesar de sus diversas procedencias y contenidos tenían algo en común: describían y promocionaban modalidades de empoderamiento femenino. No recordaban las luchas por el derecho al voto y a ser elegidas como representantes, o la importancia de los derechos laborales, reproductivos y sexuales, ni tampoco señalaban de modo particular las deudas en cada una de éstas áreas. Más bien, se concentraban en visibilizar oportunidades de liberación en lo cotidiano. Por ejemplo, una nota periodística se anclaba en el “feminismo urbano” para promover el ciclismo femenino y con él, la creación en las ciudades, consideradas como no pensadas para las mujeres y por ello patriarcales, de “trayectos nuevos: feministas, libertarios”.[1] Otras propuestas invitaban a no depilarse (axilas, cavado, piernas), resistiéndose así al modelo de belleza hegemónico y promoviendo la equidad de género, con el argumento de que si el varón no lo hace, tampoco deberían estar obligadas las mujeres a ello. Depilarse toda, algo o nada, establece en determinados ámbitos …

Yo tengo un secreto

por Valeria Reyes Zaragoza Yo tengo un secreto. No sé si deba contarlo, pero a éstas alturas, ¿ya que chingados no? Me está carcomiendo las entrañas. Hoy pensé en gritarlo, en matarme, pero soy una cobarde. Desperté, mi cuerpo lo hizo. Yo, sigo igual, somnolienta, dudando. Cómo extraño a mi familia, pero sé que no puedo volverlos a ver, no quiero que mueran, prefiero que vivan en lo poco que me queda de memoria y yo, morir. Lo que más recuerdo es la época de Navidad, cuando dejábamos las peleas atrás mis hermanas y yo, eran los días más perfectos. Me meto a bañar, me arreglo, como siempre, cargo mi arma y llamo para ver mi itinerario. Ser cuando se es lo que soy, dormir es como un parpadeo. A muchas les gusta maquillarse para verse más guapas, yo, odio verme bien, ojalá hubiese nacido deforme, así jamás me habrían llevado.  Yo lo veía seguido por ahí, pasaba con sus amigos, bueno, con los de su trabajo. Me flechaba con cada mirada, y  yo, me quedaba de tonta. Nadie se imaginaba …